La Semana Santa de Sevilla es una representación de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, una tradición que se ha hecho cada vez más popular desde que se fundara la primera cofradía (Vera Cruz (1468)) en el siglo XV.

Más de 500 años de historia han sido testigos de la pasión y emoción con la que se vive la Semana Santa de Sevilla. Personas venidas de todo el mundo se ven atraídas por la espectacular escenografía que acontece cada año en las calles de Sevilla. Enormes y pesados pasos con las imágenes religiosas son trasladadas por los costaleros que dan testigo de su fe en forma de sudor y devoción, los cirios y túnicas de nazarenos y penitentes dan luz y color a las calles, agrupaciones musicales ensayan sus partituras, aromas de incienso y flores al paso de procesiones impregnan todos los rincones, miles de personas se agolpan en las calles mientras que otros buscan lugares privilegiados desde los espectaculares balcones de las fachadas.

La salida o entrada de la Hermandad en su sede, la emotiva salida de la Catedral, los aromas de incienso y azahar, el sonido de las zapatillas de los costaleros a su paso, la envolvente músical de las formaciones, el canto de una saeta, todos estos y muchos más acontecimientos hacen que la Semana Santa de Sevilla se viva con especial devoción. Una semana de penitencia y pasión que te dejará sobrecogido.